1944: SILLA EMECO

Silla Emeco o más conocida como La silla de la Marina, Silla Navy o La 1006, fue un encargo realizado por la Marina de EE.UU durante la Segunda Guerra Mundial para los buques de guerra. Era imprescindible que el diseño soportase las explosiones de los torpedos,

De su elaboración se ocupó la factoría estadounidense Emeco, utilizando 12 divisiones -en un 80% en aluminio reciclado- posteriormente soldadas, ofreciendo la sensación de estar hecha de una sola pieza y creando un producto casi indestructible, pues estaba hecha para durar 150 años. Según una leyenda que corre por ahí, la forma del asiento es un molde del culito de Betty Grable, la actriz americana de los años 50.

Esta silla se convirtió con los años en un icono del diseño, tanto por su robustez como por el atractivo de una línea americana clásica de la era del optimismo “post” Segunda Guerra Mundial y a día de hoy se sigue distribuyendo, siendo un modelo atemporal muy valorado en la decoración de locales y casas pudiendo verla también en su versión taburete y en distintos colores.