George Nelson

Al escribir sobre el transcurso de su notable carrera a lo largo de 50 años, George Nelson describió una serie de "explosiones" creativas, momentos de inspiración caídos del cielo "cuando el individuo solitario descubre que está conectado con una realidad con la que nunca soñó".

Una explosión temprana surgió en la década de 1930, cuando era estudiante de arquitectura en Roma. Antes de regresar a su casa, tuvo una idea que lo asestó de golpe: viajaría por Europa y entrevistaría a los principales arquitectos modernos, con el fin de obtener artículos que publicaría en los EE. UU. Tuvo mucho éxito, y en el proceso introdujo a la comunidad de diseño de los EE. UU. a la vanguardia europea. Esto puso en funcionamiento una secuencia de lo que denominó saltos "afortunados" en su profesión que fueron resultados inevitables de su brillantez como diseñador, docente y autor.

El primer salto fue ser nombrado editor de la revista Architectural Forum. Trabajando ahí sobre una historia en el año 1942, estaba buscando fotos aéreas de ciudades muy dañadas cuando de repente... tuvo una idea explosiva: desarrolló el concepto de un centro comercial para transeúntes en el centro de la ciudad, que fue presentada en el Saturday Evening Post.

Al poco tiempo, otra explosión creativa derivó en el Storagewall, el primer sistema de almacenamiento modular y precursor de los muebles de sistemas. El Storagewall se presentó en un artículo de la revista Life en 1945, causando una sensación en la industria del mueble. El fundador de Herman Miller, D.J. De Pree vio el artículo y estaba tan impresionado que pagó una visita de Nelson a Nueva York y lo convenció para que fuera su director de diseño, lo que estimuló a Nelson a fundar su propia empresa de diseño, George Nelson & Associates. La cálida, personal y profesional relación entre Nelson y De Pree dio lugar a una increíble gama de productos, desde el divertido sofá Marshmallow hasta el primer escritorio en forma de L, un precursor de los puestos de trabajo actuales.

Nelson una vez escribió que Herman Miller "no está jugando a que el rey manda". Es uno de los motivos por el que George Nelson & Associates trabajaron con Herman Miller durante más de 25 años a medida que guiaban al diseño hacia la era moderna.

Durante este mismo período, George Nelson & Associates también creó muchos diseños de productos emblemáticos, showrooms y exhibiciones para diversas empresas y organizaciones.

Nelson dijo que para que un diseñador trate de manera creativa las necesidades humanas, "primero debe hacer una ruptura radical, consciente, con todos los valores que él identifica como antihumanos". Los diseñadores deben estar constantemente al tanto de las consecuencias de sus acciones sobre las personas y la sociedad. De hecho, declaró que el "diseño total es nada más (o nada menos) que un proceso de relacionar todo con todo". Dijo que en lugar de especializarse, los diseñadores deben cultivar una amplia base de conocimiento y comprensión.

Nelson es uno de los pocos capacitados y así lo hizo, con la ayuda de las explosiones creativas a su tiempo, ayudó a definir el diseño moderno humano.

Premios/Reconocimientos
Colecciones permanentes del Museum of Modern Art, Brooklyn Museum of Art, Philadelphia Museum of Art
Premio Lifetime Achievement, American Institute of Graphic Arts, 1991
Scholar in Residence, Smithsonian Institution National Museum of Design, 1984
Presidente, International Design Conference en Aspen, 1965, 1982
Premio Good Design, Museum of Modern Art, 1954
Premio Trailblazer, National Home Furnishings League, 1954
Mejor oficina del año, New York Times, 1953
Medalla de Oro, Art Directors Club of New York, 1953
Prix de Rome en arquitectura, 1932