Jean Prouvé

Jean Prouvé terminó su formación como artesano del metal antes de abrir su propio taller en Nancy en 1924. En los años siguientes creó muchos diseños de muebles y en 1947 Prouvé abrió su propia fábrica. Debido a sus diferencias con los accionistas mayoritarios, dejó la empresa en 1953. En las décadas siguientes, Prouvé trabajó como ingeniero consultor en importantes proyectos arquitectónicos en París. 

Volvió a dejar su huella en la historia de la arquitectura en 1971 cuando -como presidente del jurado- tuvo un papel destacado en la selección del proyecto de Renzo Piano y Richard Rogers para el Centro Pompidou. La obra de Prouvé abarca una amplia selección de objetos, desde un abrecartas hasta herrajes para puertas y ventanas; desde lámparas y muebles hasta elementos de fachadas y casas prefabricadas, desde sistemas de construcción modulares hasta grandes estructuras para exposiciones; en resumen, prácticamente todo lo que se pueda producir de forma industrial.